Menu

Por qué el legado de Alberto Contador caminó hacia el pasado

Noticia · 8 diciembre, 2016

La Fundación Alberto Contador tiene unos objetivos que van más allá de la bicicleta

El apellido Contador es sinónimo de ciclismo. Es uno de los seis ciclistas en la historia que han ganado la Triple Corona (el Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España), su impacto en el deporte es formidable. Probablemente eso es lo que deberíamos esperar de él después de dos décadas sobre la bici.

Pero durante ese tiempo ha habido momentos difíciles. Con 21 años, Contador cayó durante la Vuelta a Asturias y sufrió convulsiones causadas por un derrame cerebral. Le llevó ocho meses volver a la bici.

La historia personal de Contador es la razón por la cual su Fundación tiene dos misiones:
1. Promover el deporte del ciclismo y la actividad del ciclismo como parte de un estilo de vida saludable.
2. Luchar contra el ictus cerebral y sus causas a través de la educación y la mejora de la atención neurológica.

Polartec se enorgullece de apoyar los esfuerzos de Contador para difundir el deporte del ciclismo. La Fundación cuenta con dos equipos de desarrollo: uno Junior y otro sub-23. Los jóvenes corredores de este equipo disfrutan de una gran oportunidad para desarrollarse como deportitas y también como personas.

imagePara los equipos de la Fundación Contador, el entrenamiento no se detiene tras la temporada de competición, simplemente cambia. Este año, los hermanos Francisco y Alberto vieron una oportunidad única para ofrecerles un reto a sus jóvenes corredores: hacer el Camino de Santiago.

Durante cuatro días del mes de diciembre, todo el equipo recorrió este sendero centenario a pie. Equipados con botas Altra impermeables, chaquetas 66North NeoShell y forros polares de lana Power Wool, los corredores dispusieron del equipo técnico necesario para completar los al mrenos 100 km necesarios para obtener ‘La Composela’, el certificado oficial otorgado a todos los que completan la peregrinación a Santiago.

Una de las reglas de este desafío fue olvidar los móviles. Con jóvenes corredores provenientes de muchos países europeos, los eqjuipos de la Fundación necesitaban empezar a trabajar juntos desde el principio, sin importar las barreras lingüísticas o los diferentes orígenes. Juntos sobre el paisaje de Galicia durante horas, avanzando paso a paso hacia su destino final, la camaradería se pudo palpar. Los ciclistas tenían todo el equipo necesario, pero para superar el reto mental de este viaje también se necesitaban unos a otros.

El último día, con los pies llenos de ampollas y los hombros doloridos, el equipo llegó a Santiago de Compostela todos juntos y al completo, sin bajas. Juntos, superaron el desafío del Camino de Santiago. Cuando los ciclistas vuelvan a sus bicicletas y sus directores comiencen a planear un largo año de entrenamiento y competición, tendrán una confianza extra en su capacidad para vencer desafíos dentro y fuera de la bici, como individuos y, lo más importante, también como un equipo.

La Fundación Alberto Contador es más que una ONG, es un proyecto para mejorar la vida de las personas dentro y fuera de la bici. El Camino de Santiago era el lugar perfecto para comprobarlo. Los jóvenes ciclistas, alejados de sus bicis y teléfonos móviles, siguieron las huellas de millones dejadas por millones de personas antes que ellos para llegar a Santiago. Su peregrinación era por algo más que ganar la Composela. Se trataba de hacer un viaje que les hiciera más fuertes en cuerpo y mente que cuando lo comenzaron.

Más noticias

Kometa Xstra
uvet Pedranzini A____ Gobik Luke Air Rotor Skoda Valtellina openjobmetis
Koo Enervit Vittoria elmec KASK Oliva Nova LOOK Premiummadrid Tacx Sportlast Jonh Smith Scicon Bend36 Training Peaks Navali Princesa Eboli Ambrosetti Pelletterie DMT Prologo Velotoze